martes, 12 de febrero de 2019

Quiero estar entre tus cosas


me gusta encontrar cositas que me dejaste
como cuando la alegría se junta con la tristeza
que es vivir algo cómico y no poder contarte
porque cada vez que te hablo ahora
tus palabras tienen filo
y lucen áridas como este verano del orto
en el que intento cuidarme del sol
y pienso que el regalo más lindo que
alguien le puede dar a un otro
es la música
ahora conozco muchas cosas
que me inspiran
me sonrojan
me estimulan
ahora soy otra
o capaz la misma
y es que no importa
ayer fue mi cumpleaños
y no me regalaste el libro de siempre
y hace 15 días era nuestro aniversario
no, no te extraño
o sí
pero de una manera que no entendes
que bronca
que ganas de que me sintieras como te siento
que ganas de que sintieras como te cuido y te quiero
que ganas de intercambiar todos nuestros libros
y que puedas ser mi amigo
tus cosas se expanden por la casa
nada se puede hacer
me aburre hasta lo más cotidiano
y hasta hay cosas que no puedo comer
como el dulce de higo
porque a vos te quedaba más rico que a cualquiera
y una vez me negué a cojer (aunque sin éxito) con alguien que me dijo
que escucharamos Morphine mientras lo hacíamos
que ganas de ofender los recuerdos
que lindo si fueramos felices con lo simple
te llevo prendido al pecho como una miocarditis
y viste
todavía recuerdo tus fotos
tus álbumes de bebé
o lo lindo que era cojer
cuando ardía
mañana, tarde y noche
siempre fuiste bueno para demostrar amor
ocupando breves espacios
Al poco tiempo de que te fuiste
empecé a extrañar verte al despertar
levantarte a besos
era lo que más echaba en falta
y luego fue esperar al día libre de la semana
para ir a tu cama y que me quitaras a besos y mimos
el cansancio acumulado
de querer soñar demasiado en grande
proyectando demasiado a futuro
ojalá me hubiera ocupado de disfrutar más
de pensar menos
de vivir el presente
cada beso como si fuera el único
ahora podríamos hablar
de cosas que sólo vos y yo sabemos
chistes internos
sólo nuestros
la complicidad
este secreto a voces
yo te cuido siempre
todavía quedan sábanas húmedas
en el espacio que alguna vez
tu cuerpo y el mío estuvieron
tengo impregnado el aroma y el sabor
de mi propio sexo
y para mí eso también es tu fragancia
liberá al amor
de ese entrajado de inseguridad
y venite a dormir esta siesta de mañana
que es mi día libre
y mi cuerpo sólo confía en el tuyo
que no se abusa del espacio
ni del poder

sólo en tus brazos no me siento huérfana de nada.


0 comentarios:

Publicar un comentario