martes, 15 de enero de 2019



Se viste y es como tapar una ciudad.
Evohé, Cristina Peri Rossi

Se viste y es como tapar una ciudad
una ciudad hermosa
o como intentar hacerlo
aunque menos ambicioso es
 como querer tapar el sol
con el pulgar
déjame ser un turista japonés en tu centro histórico
atiborrarte de fotos
recorrerte en chancletas con medias
o como quiera
qué ímpetu el tuyo de taparte con las sábanas
como si no pudiera adivinar tus formas
tanto me forzaste a aprehenderte a oscuras
que ahora soy una experta no vidente
ahora veo con el gusto de tu sudor
y saco la lengua a ver si una gota cae de tu frente
o esperando que me beses empapado de mí
convidándome de mi sabor
de esta tarde
que llegué y me hice la que nada pasaba
la que nada sabía
y estaba tan triste
pero todo ya había pasado
en otra vida o en mi mente
por eso, quiero recordar
almacenar todo lo que mi retina pueda captar
de todo lo que vos sos
no me tapes el panorama
de tu ciudad
amurallada
poblada
turísticamente habitada
pero bella



lunes, 14 de enero de 2019

Cansada de la piel, me refugio en las palabras



¿No te cansa coger estando triste?
Y mirá que linda que sos
a pesar de que no te halles ni en tu cuerpo
tan blanco y todavía tan poco cubierto
de tinta
todavía no entiendo como hace la gente
tatuada para secarse sin la piel dañarse
será que yo soy brusca en mis modos
nada que ver con una mujer
cualquier cosa menos eso
eso
cualquier cosa soy
me gusta desgasarme la piel
bien limpia y bien seca
con las mías o con manos ajenas
con los ojos aguados
y el miedo a acabar
será que si bien soy una adulta
tengo la emocionalidad de una menor de edad
y aunque me guste coger, me embola
y me sorprende la horrible persona que descubrí ser
completamente antiestética
incómoda
frígida
intensa
déspota
narcisista
siempre buscando la aprobación de los otros
que ellos me definan
y me digan para que soy buena
qué desperdicio de ser humano, por dios.



domingo, 9 de diciembre de 2018

Enorme y roja sobre los barrancos.


Alfonsina, si vos supieras la clase
de poeta que fuiste, no te
estarías regalando a la costa.
Cómo esperarte si sos ausencia
un trozo de mármol
Cómo besarte si tus labios se
deshacen en el aire marino
y es casi lo mismo todo siempre
y es que la arena es material
edificante hecho de desastres naturales
y vos, tanta estructura
sos hombre de las cavernas
tanto espíritu
te veo en la gruta de mi pensamiento
en la fuente, el pensadero
acostado
con los rizos llenos de estalactitas
vasto y fausto
listo para mí como una princesa
esperándome
si es que estar dormido es
estar preparado
Y cómo aprender a beberte
si sos agua salada
letras en la oscuridad
ruido blanco
Tantas tardes tirado en el pasto
durmiendo en los portales
besando a las mujeres
satíricamente enfermo
claro, como el amanecer,
vino a mostrar tu frente
limpia y húmeda
con tu boca que sabe a mí
y no puedo parar de lamer
tus labios
y pensar que de tus manos
que trituran la roca
Rodín podría haber hecho
los huecos que se marcar
en mis piernas, la
curva de mi cintura
pero vos, polvo de amatista
me echaste en los ojos
para no verte desear otros muslos,
otros cuerpos
para desprenderte de mi cadera
un cinturón de asteroides
sería si pensara que la gravedad
alcanza para mantenerte a la
distancia necesaria, pero atacar
a tus alrededor atraída
por tus cuarzos silvestres
Alcanza con tu voz que es
la voz de todos los
hombres en el puerto de
Alejandría cuando podía
prestar todavía mi suavidad y
alegría para empresas
mejores y no gastara
tanto sedimento
tanto tormento
en conectar una neurona
con otra
y una con una y así sucesivamente
Tantas noches haciendo
guardia en el campamento
o cómo botín de guerra
acomodada y con los
ropajes listos para la demanda
“Mi buen Señor, es un placer
dejarme usar por vos”
Y mientras sigas el
camino de hormigas
llévame
Así sea.



martes, 27 de noviembre de 2018



Ayer la psicóloga dijo que el problema era que te buscaba
Entre los vivos
De tu voz la cadencia que ya no recuerdo
Y creí sencillo
Buscar la solución
Hallarte sepulcro
Asentar en mi cuerpo el tuyo
Y entender que en definitiva fuiste mucho
ahora abono de huesos.
Pasaron demasiados años
y estás reducido a cenizas
que quizás tu madre conserve en la repisa
de la casa en la que no te pudiste despertar
y ellos siguen viviendo
Y tu hermano igual a vos:
Calzado de topper y pantalones rectos.
Como tu versión 2003 adolescente.
Ahora sos cenizas
Que quizás hayan liberado al viento
O hayas sido sedimento arrastrado por
alguna corriente fluhidrica que no puedo apreciar.
Y me da un vuelvo al corazón
Pensar que de todo el hombre que fuiste
Ahora no seas nada
Que tu cara morena
Tus ojos negros
Tus pestañas
Tus uñas largas para tocar la guitarra
Todo
Ya no existe
Y quizás, hasta el alma de tu mejor amigo te llevaste
Vos eras un cuento de Mariana Enríquez
Narrado a media voz
Las aventuras del Rey Salomón
Todos tus sueños a polvo reducidos
Tu pasión por los niños
Las ganas de ser maestro
O la posibilidad de que hubiéramos terminado siendo amigos
Y me aterra pensarte como fuente de líbido
Quizás por nuestros años de madurez tan distintos
Tan alejados
Y porque ahora no sos más que recuerdos
Y nadie puede hacer el amor con las memorias de un chico bueno
Y me da miedo pensarte en ese cajón tan estrecho
Y a tu madre que ahora es alguien sin nombre
Perdió un hijo de la forma anónima
Que sucede siempre
Y qué pasa si vos eras mi gran amor de esta vida
Y yo pueda ir a visitarte la mitad del año
Al inframundo como la Persi
Pero en el mundo de los vivos no se puede llorar
Por las almas que el Aqueronte ama pasear
Es que a tu cabeza le pintó explotar
en cualquier momento
de cualquier manera
Pero, flaco, te tenías que despertar
Para ir a trabajar
No dejar que tu hermano intentara apagar la alarma
“Mamá, ¿cuál es la clave del celular de Germán?”
Atiendo a lo que suena
O atiendo a lo que se enfría rápidamente
Que hasta anoche era mi único amigo
Y es así como quedé así como estás viendo
Conmocionada
Cambiada
Vuelta mierda
Hecha a nuevo
Pero destrozada
Tu muerte fue el fin de la infancia
Mi primer intento de autoeliminación
Es que no quería ver un mundo sin vos
No parecía digno
De los ojos me quería despojar
Porque no me ibas a ver con mi uniforme liceal
Ni ibas a bailar el vals conmigo en mi fiesta de XV
Y a quién mierda le importa
Canonizarte
O hacer misas de mierda en el colegio
En dios dejé de creer
Y me empezó a gustar My Chemical Romance
Porque entendía que de la muerte no nos íbamos a librar
Y ya no quería tener miedo a morir
Dejar de tener miedo a vivir
Porque cuando venga el camión decorado
Por la marcha en la calle principal
De mi ciudad
Que mejor que estar ahí
Atenta a mi tiempo
Al tiempo de todos
Con los brazos abiertos a los tuyos por fin
Al fin
Y para siempre.



martes, 13 de noviembre de 2018

Sé también de las carpetas donde hay gotas de sangre de recuerdos



Debía tener contigo varios hijos
para llenar el vacío del que perdiste.
Ese arrancado, acabado, no tenido, malogrado.
Tantos que dieran vuelta tus labios descosidos
Y mi mano en tu cadera
Mi mano en tu pierna
Mi mano en tu abdomen
Mi mano en tu pelo grueso
Mi mano en tus rodillas esqueléticas
Si se pasaron más tiempo
ansiando mis yemas
recorrer todas tus líneas
que realmente haciéndolo.
Apoyando en tu hombro mi mejilla,
mi oreja,
mi cabeza,
mi nuca,
sin que nada afectara
tu percepción de mi misma:
Una niña que quedaba ebria sólo con un trago de vino,
que quería admirarte como los otros
mirando con los ojos entornados,
con cara de carnero degollado.
Mi mirada diferente, incapaz de
enfocarse, la dificultad de aceptar
tu maldad y desinterés natural.
Tu extraña fertilidad.
El pasado con estrellas y perros comunes.
Y el hecho de que éste pueda
volver a golpearnos,
que todo lo que con el cuerpo esquivamos
vuelva a reclamarnos.
Pero ya no siento nada;
apenas un poco de tristeza mezclada.
La vida sigue y ahora
todas nuestras heridas son invisibles
Y todavía tengo que seguir viviendo
en este cuerpo el resto de mis días
Con la enredadera subiendo por mis piernas
por las noches
como venganza
por tanto veneno acumulado.
Con que vuelvan los insectos desde el cañaveral
a reclamar la mano del humano sobre su estructura
Y que vuelva la película grabada en el puente
Cuando creíamos en el amor
Cuando te podía encontrar
Con el vestido que compré
En aquel bazar
Puesto sobre tu piel
Que cede ante mi tacto
Y cómo quisiera estar entre tus prendas/piernas
Saboreándome a mí misma
Pero siempre me abstraigo en los momentos importantes
Me disocio y de repente
Nada significa nada por sí mismo

sábado, 10 de noviembre de 2018

Un poema que habla enteramente de vos


Hoy otra vez no viniste y no
paro de pensar
Que de todo lo que he hecho
bien en este tiempo
vos sos lo único que todavía
me cuesta un poco más
Y no me lo puedo explicar
aunque no importa
A mí me gusta esperarte
aunque no llegues
Y estuve pensando por qué me
gusta escribir sobre vos
Aunque la razón sea que es mi
profesión y vos la excusa
Pero también escribirte es la
forma de contar(te)me lo que te
cuesta recordar
Y es lindo poder ser de alguna
forma tu recordadora
Me tiño de rojo si algo te estás
olvidando
Y no quiero ser pesada, fuera
de joda, ya superé "lo nuestro"
Nuestra primera y única cita
¿Te acordás?
Si no es así, dejame ejercer mi
función:
Fuimos al Rosedal, y dejamos
que el día se fuera y la noche
llegara.
Yo falté a la facultad o decidí
dejarla en ese momento
Te presté libros que le presto
a nadie
Nos reímos mucho
Te leí el primer capítulo de un
libro de Salinger
Y vos me besaste
para que yo no dijera más
que "me saludabas como una
compañera"
Y nos seguimos besando por
todo el municipio C.
Estoy segura que votaría
para el Presupuesto Participativo
ese beso y todos
los otros si pudiera
Y de alcalde tu piel y su textura
y tus pestañas y tu culo y tu
pelo y todo lo tuyo de nena
Bebo, ¿de verdad no estás
cansado de renunciar a todo lo
que te rodea?
Sos más querible que la mierda
¿Pero en qué estaba?
Nuestra primera cita
Nos seguimos besando frente
y contra todo
Compraste un café y me
confirmaste que esto era lo que
estaba pensando
Te fuiste al baño y yo me di
cuenta que no tenía ninguna
excusa para no llevarte a mi
casa
Caminamos hasta allá o
besándonos llegamos y nos
abrazamos en mi sillón hecho
mierda por las uñas de mis
gatos
Yo me afilé con tu espalda
¿por qué no te desnudé más
rápido?
Si hubiera sabido que esa era la
última vez me hubiera
administrado mejor
Pero basta de lamentar lo que
nunca existió
Sé que escuché tu corazón
Sé que escuchaste el mío
Sé que te hice mimos en el pelo
Y vos a mí
Y masajes entre los dos nos
repartimos
Sé que abrigaste mis senos en
tus manos
Sé que comprobé que tu piel era
más suave que la mía
Y muchas cosas más
Unas dentro de otras
Extraño mucho tus besos y el
yo que fuiste conmigo
Agradezco esa tarde
y la valoro
Porque sos uno en
nosécuantos miles
Por más que deberías ser
normal
Un pibe como vos no se
encuentra en cualquier lugar
¿Por qué me gasto en contarte
más?
Deberías estar encima mío para
saberlo
Información que no importa si
no surge de tu sincera
curiosidad
Pero tá, sabés que si llegas a
necesitar un abrazo, un
momento, un alguien, siempre
puedo estar yo
No como alguien expectante o
que quisiera aprovechar
cualquier oportunidad, sino
porque vos para mi sos más
que cualquier necesidad
Si en realidad la vida se encarga
de acomodar las cosas donde
bien tienen que estar.
Así que voy a seguir por acá.



miércoles, 31 de octubre de 2018

Todo eso



Amaneciendo en un ataúd lleno de rivotriles
Mojada hasta la nuca
En los ratos que te amamanto
En intermitencias donde vos me rechazas
O nos volvemos a besar porque todos lo vuelven a hacer
O caes en la cuenta de que no hay dos polos opuestos:
Juntos o desconocidos
“Claudícame” dijiste un día
Y yo ensayé dos o tres nudos básicos
Te vende los ojos y te soplé
Jugué a que tu pija era un conjunto de barro sin forma
Capaz de formar un jarrón
Y yo Demi Moore
Y es que no quiero abrir los ojos cerca de vos
Por miedo a aceptar que no me gustás
Es que tanto abarco, y ya ves, no apreto con nadie
Condenada insurrecta
De boca a la tierra
Dejé tanto tiempo la oreja en la arena que de ella nació un Timbó
Muerdo en y durante el polvo, mi amor
Y me muerdo a mí a veces en los momentos de exploración
Es que morder para mí es la manera de canalizar lo que supera las barreras de mi obsesión por el control
Cosas que me vienen de pequeña
Como mirar por la ventana lo verde de la manzana
La casa de los taiwaneses
Las ganas de morir
Todo eso
La fragmentación del cuerpo
La necesidad de mi útero por ser llenado
Dejar de ser una cavidad vacía del tamaño de mi puño
Servir para su función principal y extraordinaria
Todo eso
Pero ese puño lo tengo apretándome la boca del estómago
Y no me deja comer a veces
O lo tengo en la boca literal, la de mi cara
Esta boca pequeña que le gusta besar
hinchada en la infancia
Boca rota llena de agua
Me gusta escuchar música para autos
Y pensarme como otra persona
Por eso no me miro mucho al espejo
Menos cuando lloro
Si existieran como género posible
A mí me gustaría ser drag queen
O Boy George
O Agustín en su máxima potencia
No Miguel Ángel
Agustín quiero ser
Ivana de a ratos
O la mejor Ivana posible
Una que pueda gestar, parir y alimentar a su cría
Y criar acompañada de una tribu lo suficientemente amorosa
Con unos ojos que puedan ver y valorar una familia
Poseo una ceguera importante, lo sé
Pocas metas en la vida, lo sé
Miedos hasta de sobra, lo sé
Todo eso
Más errores que aciertos
Intento hacer todos los días
Una “to do list” para organizar
El cambio fundamental
Pero siempre me cuesta
Acercarme a lo real
Dejar post it por la casa
Cintitas de colores
Farolitos
Si hasta las plantas se me mueren
Por eso sólo puedo crear germinadores
Que todos saben que son plantas-embrión
¿Ves?
Todo recae en fase larvaria
Estoy obsesionada con los períodos gestacionales de todas las especies
¿O será que soy sólo un adolescente emo enojado con su madre con depresión?